Si tienes un proyecto de colocación de cerámica y necesitas cortar baldosas debes elegir una cortadora de cerámica manual perfecta. Tanto si se trata de un trabajo puntual, como si tienes intención de cortar frecuentemente, lo mejor es tener toda la información necesaria para poder elegir.

Las mejores ventajas de los cortadores manuales

Para realizar reformas o proyectos puntuales de alicatado, las cortadoras manuales son ideales. Incluso hay muchos profesionales de colocación de cerámica que prefieren usar cortadoras manuales antes que las eléctricas por un sinfín de ventajas.

  • Fácil transporte de la herramienta manual de corte.
  • Son herramientas muy rápidas para cortes repetitivos.
  • Suelen ser de dimensiones pequeñas, en comparación con las eléctricas.
  • Al ser manuales, no necesitas tomas de electricidad.
  • Limpieza y mantenimiento muy fácil y rápido.

¿Cómo funcionan los cortadores de cerámica?

Los cortadores de cerámica son herramienta para realizar cortes rápidos, en piezas de cerámica. Básicamente están compuesta de una base y una pieza que desliza el rodel de corte, raya el esmalte y finalmente separas las dos piezas con una ligera presión.

Partes esenciales para elegir una cortadora de cerámica manual

Las partes más importantes de una cortadora son las siguientes:

CortadoraMayolicaPartes

  1. Mango: La pieza esencial para conducir el rodel a lo largo de las guías. Además es la parte que presionas para dividir las dos piezas de cerámica cortadas.
  2. Guías: Por las que se desliza la herramienta de corte. Deben ser paralelas y resistentes para un uso exhaustivo. Pueden ser monoguía o multiguía. Nosotros recomendamos las de doble guía (multiguía) para mayor precisión del corte, pues tenemos mejor visibilidad de la línea de rayado.
  3. Corredera: Debe garantizar un buen deslizamiento por las guías. Si son de plástico tienen que ser muy resistentes.
  4. Conjunto separador: La pieza que separa las dos piezas de baldosa. Esto se consigue una vez se ha deslizado el rodel por la pieza y la raya. Los separadores pueden tener varias potencias en kg, para usar en materiales más blandos o más duros. Separador Monopunto: separador móvil que va con la corredera y se puede mover por toda la guía. Separador Multipunto: separador fijo.
  5. Base: Debe ser ancha como para poder apoyar la baldosa de manera estable.
  6. Suplemento base: En según qué modelos de cortadoras, son de gran ayuda para sujetar baldosas de grandes dimensiones y estabilizarlas en la herramienta.

El rodel corta la cerámica

El rodel es la herramienta de corte en esencia. Es el accesorio imprescindible para una cortadora manual, pues sin él no podrás rayar y separar la pieza de cerámica.

El rodel se suele dividir en dos partes:

  1. Mango: Que sería todo el rodel en sí, la parte del brazo con la rulina.
  2. Rulina: Es el extremo cortante del rodel. Es una rueda de corte, que se fabrica en carburo de tungsteno (a veces recubierto de titanio) para cortar baldosas rápidamente y con acabados perfectos.

Rodel

El rodel es la pieza que se desgasta más de toda la herramienta. Cuando realices cortes de baldosa que no tengan un acabado limpio o cuestan, deberás cambiar el rodel.

Según el rodel que se use y el diámetro será usado para rayar materiales más blandos o duros, lisos o rugosos, etc.

  • Rodel de 6 mm: Los azulejos se cortan de maravilla con este rodel.
  • Rodel de 8 mm: Sería el multirodel, pues puede cortar porcelánico pero también gres y azulejos.
  • Rodel de 10 mm: Usado mayormente para materiales como el gres porcelánico y otros.
  • Rodel de 18 mm: Usado mayormente para materiales rugosos como el gres rústico.
  • Rodel de 22 mm: Suele ser para materiales totalmente lisos.

Los 4 puntos para elegir una cortadora de cerámica manual

Antes de decidirte, fíjate en las características técnicas del cortador de azulejos. Hay cuatro puntos muy importantes para decantarte hacia una máquina u otra.

  1. Las dimensiones de corte: Son muy importantes para saber el modelo de cortadora. Las dimensiones nos indican el máximo de largo de la pieza que puede cortarse para cortes rectos. Hay cortadores manuales que admiten cortar baldosas de hasta 125 cm. Si necesitas cortar más de largo, deberás usar una cortadora eléctrica o una cortadora manual especial para grandes formatos. También debes saber si harás cortes en diagonal, pues entonces hay que calcular la capacidad de corte necesaria.
  2. El espesor de la baldosa: La baldosa se sitúa entre la base y las guías, con espacio para poder guiar con el rodel y cortar. Por lo tanto, debes conocer el grosor de la baldosa y saber si la herramienta se ajusta. Hay cortadoras manuales que cortan hasta 20 mm de espesor.
  3. Potencia del separador: Es una parte esencial para poder separar según qué materiales duros como porcelánico o gres. La potencia puede estar entre 400 y 1000 kg.
  4. El rodel: La herramienta debería incluir entre uno o dos rodeles. Si hay dos mejor, pues podrás variar de rodel según el tipo de material a cortar.